Translator / Traductor

Buscar este blog

viernes, 3 de septiembre de 2010

ES ALUCINANTE

Es alucinante. Ya no sólo tienes que aguantar que se te pongan chulos porque esperan 15 minutos, ni que te digan que pagan tu sueldo, ni su tono de chulería, ni que te alcen la voz o que te insulten. Ahora también que te peguen. Vamos mejorando.... Y será un hospital privado pero la educación la tienen todos en el culo y vergüenza me da lo energúmenos que se ponen y los golpes que dan en el cristal de admisión, y cómo lanzan las tarjetas en vez de darlas en la mano y las miradas que te echan como si fueras su sirviente más fiel.

Señores, es un hospital, por mucho que paguen (me daría ganas de decirles a mi) y aquí ni se grita, ni se habla por el móvil, ni tienes al médico esperándote con la alfombra roja al minuto de entrar, ni la enfermera es tuya para ti solo y se va a pasar toda la tarde contigo en el box, porque al igual que paga uno, pagan todos. Y su problema es que por mucho dinero que tengan, nunca podrán comprar ni la educación ni los valores que les faltan a todos los clientes, porque la palabra paciente ya dan ganas de no utilizarla.

Creo que pagan y mucho, pero por una mejor atención en cuanto a rapidez sobretodo. Pero una cosa es rapidez y otra cosa es que ya no soporten ni esperar cinco minutos a ser triados, ni 15 min. a ser vistos por el médico, ni una hora a que estén los resultados de la analítica de sangre. Que se vayan a la seguridad social, donde hasta yo les estoy pagando el sueldo y no voy con esos aires, y que esperen 6 horas en urgencias en una macrosala de espera, (y sin televisión con pantalla plana) y que luego pasen a los boxes en los que hay diez pacientes en uno, sin separación física, sólo con una silla y solo pasa un paciente. Compara con lo que tienen aquí, su box, con su puerta, su ventana, su grifo, su silla y su mesa,hasta wifi y TV con pantalla plana en la sala de espera. Eso es lo que están pagando, pero ni siquiera lo ven. “Para esperar una hora me voy a la seguridad social” pues váyase señora, váyase, pero no vuelva a entrar en triaje con ese odio en la mirada, que parece que la he quitado el marido o que la culpa de todos sus males la tengo yo.

A parte de todo esto, estamos llegando a un punto en el que perderse el respeto es lo más fácil. Ya no se tiene respeto por el profesor, por el padre o la madre, por el sanitario, ni siquiera por el policía… vas a un sitio llamado hospital (repito, que no es el Corte Inglés aunque tenga escaleras mecánicas) en el que te van a ayudar y decides liarte a gritos y mamporrazos con la(s) persona(s) que te están ayudando. Yo no pego al del banco si no me da un crédito ni a la panadera si tarda cinco minutos en atenderme, y también la pago su sueldo.

Con las nuevas generaciones esto será más evidente porque ya lo es. La desgana y la falta de motivación que tienen en la vida se ve con sólo mirarles a la cara. No sé que tipo de educación reciben de sus padres pero va cada vez peor. No sé como queremos que las nuevas generaciones no sean así cuando tenemos a los padres pegando a los sanitarios en el pasillo de al lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario