Translator / Traductor

Buscar este blog

martes, 17 de mayo de 2011

ALGUNOS GILIPOLLAS

Nueva perla del de siempre. Es alucinante como semejante ameba (que me perdonen las amebas) siga escribiendo y dando difusión a ideas retrógradas machistas en un medio de comunicación del siglo XXI. Pero mucho más alucinante, penoso e indignante es que el director del medio, P. J. Ramirez, permita esto tras la que montó la ameba el mes pasado.

Yo tengo varías cosas que decirle al autor de este artículo:
“Pero cualquiera que haya viajado un poco y se haya hospedado en hoteles de lujo sabrá perfectamente que los hombres solos a los que se les presume cierto poder adquisitivo son como golosinas para algunas camareras”

No señor no (por no llamarle como propone muy acertadamente en Twittter). El problema está en que sigue habiendo hombres como usted, que seguis pensando que las mujeres somos golosinas por el simple hecho de ser mujer, y que se puede comprarnos y comernos cuando te apetece un dulce. Sois una vergüenza para el resto de hombres que nos respetan y nos tratan como personas normales y no  como a seres inferiores (además, el primer ser inferior que se viene a mi cabeza rellena de cerebro es usted). Su evolución cerebral es nula porque ni siquiera tiene cerebro. Se quedó atascado en ser ameba defendiendo pensamientos de la Edad Media en nuestra época actual. Y repito, que lo vergonzoso es que se permita, no que usted piense lo que piense.  Afortunadamente y en contra del tópico, NO todos sois los hombres sois iguales.
“No creo que descubra la sopa de cebolla si les cuento la historia de la típica camarera de hotel de lujo que entra a cambiarte las toallas cuando te estás duchando, o justo cuando acabas y cierras el agua”
Usted lo que es “es el TÍPICO hombre que tiene sopa de cebolla intracraneal”. Por lo menos hemos descubierto que se ducha, será para quitarse el olor a ácido úrico de las camareras que le “asaltan”, que mire que lo dudo.
“Hay dos tipos de este tipo de camareras: las que a medio juego informan a su víctima del precio, al que normalmente el macho cabrío accede y paga lo que sea, ya que en el cerebro no tiene ni una gota de sangre, porque este y otros líquidos están hinchándole otras partes del cuerpo; y las camareras que esperan a que el juego termine para informarte de que si no pagas una determinada suma de dinero te van a denunciar por violación. Guardan las pruebas en su interior.”
Lo primero es que me parece alucinante (#alucinopepinillos) que utilice la palabra víctima para referirse al hombre-cliente que consume prostitución. La segunda es que hay dos tipos de hombre: los decentes y normales que respetan sus relaciones de pareja aunque estén a 10.000 km de distancia, o que simplemente respetan a las mujeres como a un igual. Y luego están los hombres como usted. No me paro a describirlo, no me merece la pena. Lo único destacable de este último tipo de hombre (en vez de macho cabrio la proxima vez llámelo “macho alfa” que mola más) es que no es un hombre. Lo que nos diferencia de los animales es nuestra capacidad de razonar, cosa que no hacéis porque como bien dice, se os va la sangre donde se va y al cerebro no llega pero porque no existe.

Si no se denuncia es por miedo o por “X” circunstancias que dudo mucho que usted vaya a entender algún día. Lo único que está claro es que si se sigue escribiendo este tipo de basura (o se sigue justificando la violencia de género, ¿le suena?) cada vez se denunciará menos. Y más si se hace en medios de comunicación de gran alcance.
“Si por lo que sea el cliente no cede al chantaje y la manda a paseo, ella provoca un forcejeo que le cause alguna herida leve para que la denuncia por violación tenga todavía más fundamento.” 
Vergüenza y rabia me da leer lo anterior.
"Y que cada vez hay más hombres cuya presunción de inocencia es inaceptablemente pisoteada ".
Esto ocurre por hombres como usted, que se convierten erróneamente en representantes de todos los hombres.

2 comentarios:

  1. ¿Éste tio se droga? ¿Se le ha ido toda la sangre al nabo y no tiene riego en el cerebro? ¿o es que utiliza otra cosa para teclear?

    Sinceramente me avergüezo de compartir genero con semejante indeseable

    ResponderEliminar
  2. Lo que yo digo, que es una vergúenza para todas y también para todos. Lo que está claro que no utiliza para teclear es el cerebro.

    ResponderEliminar