Translator / Traductor

Buscar este blog

miércoles, 3 de agosto de 2011

Maltratadores sociales

Maltratadores sociales
Autora: Cristina del Valle.
Fuente: Cambio 16

Copiado tal cual:
Dice mi sabio profesor de canto al que admiro y quiero desde hace muchos años, Jorge Uribe Sáenz, que quien utiliza la violencia y el control para relacionarse socialmente es porque tiene miedo. Decía Sartre que el hombre construye su historia a partir de la apropiación de la historia que le han construido, que hay que tomar posesión de la que nos han elaborado y luego crear una propia basada en la crítica y el análisis de lo aprendido.
Muchas personas viven con una articulación  de su vida que no les pertenece y que reproducen sin la  consciencia de lo que tiene que ser  modificable o no. Pero sobre todo viven sin el reconocimiento de sí  mismos, sin el análisis a sus comportamientos  y sin ningún cuestionamiento  hacia sus conductas. La agresividad o la violencia les protege ante cualquier situación que detectan como conflictiva o  que quiebra su pequeñísimo espacio de seguridad, ya que, sobre todo, es la inseguridad y el miedo que la misma produce y la falta de madurez emocional lo que caracteriza lo que se ha dado en llamar  "maltratadores sociales". Conciben la autoridad como un ejercicio de poder y control en las relaciones  con otras personas. Ejercen liderazgos  que nada tienen que ver con  la autoridad moral o el carisma. Su  liderazgo o influencia sobre otras  personas se asienta en el no reconocimiento  del valor de los otros  (por eso son incapaces de trabajar en equipo o generar sinergias en el grupo) y en una visión de sí mismos  carente de autocrítica y absolutamente  egocéntrica.  La falta de empatía es una de  las claves de estas personalidades,  algo que comparten con l@s psicópatas.  Muchas de estas personalidades  ocupan espacios de poder en  el ámbito político y social, y desde  allí ejercen, revelando en su comportamientos  la impotencia a la hora de ofrecer una alternativa diferente  al sometimiento. El verdadero  problema del maltratador social es su propia inmadurez, que les  empuja cada vez más a la brutalidad.  Se sienten asustados, amenazados,  humillados, y toman el atajo de la violencia en cualquiera de sus  formas. El carácter no selectivo de  esta conducta es una de las características  que los diferencia del maltratador  por cuestión de género o  maltratador de mujeres, que ejerce  la violencia y el control sobre la  mujer, a la que no considera un  igual y sobre quien se cree con el  derecho legítimo a controlar por su  estatus de superioridad. Pero no  ejercen esta conducta sobre sus  amigos, jefes, compañeros, etc., a  quienes consideran un igual y, sobre todo, son conscientes de que tal  conducta no sería admisible por el grupo.  El maltratador social la ejerce  indiscriminadamente y, a pesar del  coste social que le supone, camina  en una huida hacia adelante, siendo  incapaces de mirarse al espejo, ya  que cualquier reflexión les conduciría  a desmantelar toda una estructura  mental errónea que los sostiene  ante sí mismos, a pesar de la  frustración y la amargura en la que  viven. Solo cuando nos construimos  desde el amor, el respeto y la libertad podemos vivir en armonía  con nosotr@s mism@s y con el  entorno. Construirnos desde aquí  supone un constante cuestionamiento  y aprendizaje, nunca desde la soberbia sino desde la profunda  humildad de reconocernos como  seres human@s imperfect@s con  la capacidad de intervenir en nuestras  vidas y en la vida del mundo  para cambiarnos y cambiarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario