Translator / Traductor

Buscar este blog

jueves, 22 de septiembre de 2011

Rajoy insiste en que el matrimonio entre personas del mismo sexo divide a la sociedad

Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular (PP) y según todas las encuestas probable presidente del Gobierno tras las elecciones del 20 de noviembre, vuelve a utilizar la cadena SER para echar balones fuera y, en su tono habitual repleto de vaguedades, negarse a responder qué intenciones alberga respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo en caso de ganar las elecciones.
Puedes escuchar la entrevista pinchando aquí (el fragmento en el que se le pregunta por el matrimonio entre personas del mismo sexo comienza en el minuto 36:05), pero si deseas ahorrártelo te hacemos a continuación la transcripción completa de sus palabras:
¿Mantiene usted el compromiso, si llega a ser presidente del Gobierno, de cambiar, modificar, sustituir, retirar… lo que sea… ley del aborto y ley del matrimonio homosexual, las dos?”, pregunta el periodista Carles Francino.
“Nosotros… Eh… Mi discrepancia en el tema del matrimonio homosexual, que lo hemos recurrido al Tribunal Constitucional, está en el nombre. Fundamentalmente en el nombre. Yo ya en el año 2004, cuando fui candidato a la Presidencia del Gobierno, presenté una ley que fundamentalmente era una ley que habíamos elaborado siendo yo vicepresidente del Gobierno, tomando y viendo la regulación que se había hecho en otros países, como Alemania y como Francia. Era una ley igual a la que luego planteó el Gobierno, salvo el tema del nombre. Yo incluso le planteé al Presidente del Gobierno, le dije… Oye, yo creo que esta ley, si se cambia solo el tema del nombre, va a ser aceptado por la inmensa mayoría de la gente, no nos va a generar polémicas, pero el Presidente del Gobierno no quiso, y yo creo que un dirigente político debe apostar siempre por unir y no por dividir, y no crear cosas que generen problemas, porque hay gente a la que no le gusta, otra a la que sí le gusta…
Bueno, yo he recurrido ante el Tribunal Constitucional, yo no voy a presionar aquí al Tribunal Constitucional, y voy a esperar a ver que es lo que dice el Tribunal Constitucional”.
En esta ocasión, a diferencia de la entrevista que la cadena SER hizo a Rajoy en abril, el entrevistador era únicamente Francino, que dio por buena la respuesta de Rajoy. En abril participaba también en la entrevista Gemma Nierga, que más incisiva insistió en preguntarle a Rajoy cual sería su postura en caso de que el Constitucional, pese a todo, se pronunciara a favor. “Hay cosas que pueden ser constitucionales y tener regulaciones distintas. No, yo en este tema no tengo cerrada la posición, salvo el recurso al Tribunal Constitucional, y esperar a que decida”, respondía entonces Rajoy.
Las falsedades de Rajoy
Mariano Rajoy demuestra en sus respuestas desconocer la realidad jurídica de Francia o Alemania, cuyas legislaciones sobre las parejas del mismo sexo son distintas tanto entre sí (la alemana es más avanzada que la francesa) como respecto a los derechos que genera respecto al matrimonio. En dosmanzanas nos hemos hecho eco de diversos episodios de discriminación en esos países que no ocurrirían en caso de disponer de matrimonio: negativas a celebrar uniones civiles en Ayuntamientos, juzgados que niegan a la madre no biológica el derecho a visitar a su hija tras su ruptura con la madre biológica, prohibición de acceder a las técnicas de reproducción asistida, denegación del derecho a la pensión de reversión (un beneficio de que gozan la parejas casadas francesas mediante el cual el viudo o viuda de un cónyuge fallecido recibe una cantidad de dinero en función de la cuantía de la pensión de jubilación de este), etc.
Tampoco es cierto que el recurso de inconstitucionalidad del PP, que en unos días cumplirá ya seis años, aborde solamente el tema del “nombre”. La Ley 13/2005 por la que se modificó el Código Civil en materia de derecho a contraer matrimonio no es una ley de “matrimonio homosexual” que otorgue a las uniones del mismo sexo derechos similares a los del matrimonio y el mismo nombre, sino que es una ley que simplemente abre el matrimonio (un derecho constitucional en sí mismo) a las parejas del mismo sexo. De hecho, la modificación legal clave de dicha ley consistió en añadir una segunda frase de 18 palabras al artículo 44 del Código Civil, que quedó así: “El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio conforme a las disposiciones de este Código. El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.
Resulta por tanto imposible hacer la misma ley sin llamar a las parejas del mismo sexo matrimonio, dado que el cambio legal consistió precisamente en abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo.
Por otra parte, el recurso del PP también pretende despojar a las parejas del mismo sexo de la posibilidad de adoptar hijos conjuntamente, tal y como deja claro el “cuarto motivo de inconstitucionalidad” defendido por el PP en su recurso (que invitamos a leer pinchando aquí).

FUENTE: Dos Manzanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario