Translator / Traductor

Buscar este blog

lunes, 10 de octubre de 2011

Pensamientos a granel

Somos fábricas humanas de pensamientos. Nuestra mente los produce a granel. Llega un momento en el que no sabemos distinguir los racionales de los que no lo son y podemos llegar a tener problemas. Es dificilísimo el simple ejercicio de sentarnos en una esquinita de uno de los dos hemisferios del cerebro, encendernos un piti (en mi cerebro esta permitido fumar) y observar. Observar a toda esa ráfaga de pensamientos solo como meros espectadores. Es muy complicado distinguir los buenos de los malos, los reales de los irreales, los que nos convienen de los que no. Creo que lo importante es darse cuenta de que el pensamiento es un ente a parte con vida propia que piensa lo que le da la gana pero que no todo es aplicable a nuestra persona o circunstancia personal.
La selección de pensamientos es absolutamente necesaria para nuestra salud mental. Cuando hayamos seleccionado los pensamientos acordes a la realidad y desechado los tropecientosmil absurdos (tales como, si atropello a la monja son 1000 puntos), podremos vivir con mas tranquilidad. Darse cuenta de que tenemos casi a otra persona pensando a parte dentro de nosotros es uno de los grandes descubrimientos que puede hacer el ser humano. En realidad desde nuestra infancia en los dibujos animados nos enseñan como en un hombro está el demonio y en el otro un angelito y discuten volviéndonos tarumbas. Lo importante no es que uno te diga lo que está bien y el otro lo que está mal. Lo importante es darte cuenta de que uno te mete mierda en la cabeza y el otro tiene que estar en constante lucha  distinguiendo los pensamientos correctos de los incorrectos, como en una planta recicladota de basura. También es necesario saber, como dicen en la película “Origen” que el peor virus que puede padecer el ser humano es una idea. Luego se desarrolla y sale al mundo sin saber las consecuencias que puede tener. Así que, cuidadito con las ideas autoimplantadas que luego no somos capaces de echar de nuestra mente ni con aceite hirviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario