Translator / Traductor

Buscar este blog

martes, 24 de enero de 2012

La Iglesia Católica sigue su campaña en contra del colectivo LGTB

AUTOR: Perico Echevarría

Mientras en países como Estados Unidos se han visto obligados a realizar fuertes campañas institucionales para evitar el suicidio de jóvenes homosexuales y transexuales, Jaume Pujol, arzobispo de Tarragona y miembro del Opus Dei, ha lanzado un nuevo mensaje en nombre de su organización religiosa que incita el odio hacia el colectivo LGTB, afirmando sin reparo alguno que "el comportamiento de los gais no es adecuado para ellos ni para la sociedad".

La Iglesia Católica sigue su campaña en contra del colectivo LGTBQue la Iglesia Católica llega con retraso a las transformaciones sociales que favorecen el libre desarrollo de la identidad de las personas es algo fácilmente constatable en los libros de Historia. Con siglos de retraso, la organización que actualmente dirige el alemán Joseph Ratzinger es capaz de pedir perdón por haber condenado a Galileo (aunque el propio Ratzinger afirmó en 1990 que su proceso fue "justo y razonable"), o por su afición a quemar en la hoguera a quienes no se sometían a sus dictados, por absurdos o alienantes que estos fueran; pero en pleno siglo XXI sigue creyéndose con el derecho de imponer sus discriminatorias ideas no sólo a sus feligreses, sino a todas las personas, so riesgo de descalificar sin pudor alguno a quienes no las compartan.

La última barbaridad escuchada a un alto representante de la jerarquía católica ha salido de los labios del arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, miembro del
Opus Dei, quien se atrevió a afirmar -tal vez olvidando que el dios que dice representar creó a los humanos “a su imagen y semejanza”, lo que de ser cierto, incluiría a las personas LGTB- que “el comportamiento de los gais no es el adecuado”. En una entrevista concedida al programa El matins de TV3, Pujol pareció añorar los viejos métodos que su iglesia tuvo ocasión de poder usar contra aquellos que la desobedecían, al afirmar que "[sólo] puede hablar, pero no obligar a nada, porque no tenemos Mossos d´Esquadra ni prisiones”. Toda una declaración de intenciones.

No fue la única perla de Pujol. De las mujeres dijo, sobre la vieja reclamación que pide la equiparación a los hombres dentro de su organización religiosa, que “una mujer no puede oficiar misa porque cada uno tenemos nuestra función. Yo tampoco puedo hacer algunas funciones que hacen las mujeres, no puedo traer hijos al mundo". Y añadió, que él siempre les dice lo mismo: “a quien tienes que cuidar más es a tu marido, él es el hijo más pequeño de la casa. Lo tienen que cuidar, no se pueden descuidar”.


No es la primera vez que Pujol hace declaraciones envueltas de polémica. Anteriormente llegó a pedir que no se cumplieran las leyes "si se oponen a las exigencias morales”, se entiende que tomando como referencia la
moral de la religión que representa. Como miembro del Opus Dei, y escuchando las de ayer y sus anteriores opiniones, Pujol debe tener muy en cuenta las palabras de su fundador, José María Escrivá de Balaguer, que en la máxima 387 de su famosa obra Camino afirma que “el plano de santidad que nos pide el Señor, está determinado por estos tres puntos: la santa intransigencia, la santa coacción y la santa desvergüenza”.

@PericoPan

No hay comentarios:

Publicar un comentario