Translator / Traductor

Buscar este blog

jueves, 26 de abril de 2012

Día de la In Visibilidad Lésbica

El otro día tomando algo con una amiga salió el tema de la visibilidad. Me contó que salió a fumar con otras dos compañeras en un descanso del trabajo. Ella de 30, la otra de 50 y la otra más jóven de 20. Ésta última, tras ver las fotos de la hija de la mayor soltó: "Qué pena que no sea bollera". La cara de mi amiga fué un poema.
Cuando me lo contó lo que me quería expresar es que la molestó su reacción de asombro. No es homófoba y trata el tema con toda normalidad.
Mi primera reacción cuando me lo contó fue cabrearme por su manera de reaccionar y de extrañarse. Tras analizar su entorno, la sociedad y la frase de la chica pensé que no se le pueden pedir peras al olmo porque somos nosotras mismas las que no tratamos el tema con normalidad. Entonces no se le puede pedir a la gente que haga lo propio.
Era de las que pensaba que cada cual se acueste con quien quiera y que los temas de alcoba no se cuentan, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que ser lesbiana no es sólo con quien me acuesto, sino con quien comparto mi vida.
No tengo por que callarme ni por que ocultar con quien me acuesto porque es también a quien quiero, con quien me divierto, con quien comparto lo malo e infinidad de cosas más. En resumen, no tengo por que ocultar a mi pareja porque es como cualquier pareja de cualquier persona. Y no no veo que la gente esconda a sus parejas.
¿Qué pasa si escondemos? Que no se ve. ¿Qué pasa si no se ve? Que no existe. ¿Qué pasa si no existe o es raro (entendiedno raro como poco frecuente)? Que si se muestra un día solo por una sola persona es cuando aparecen las reacciones extrañas y las caras de póker.
No se trata de abrir puertas de armarios y empezar a sacar a la gente a patadas. Se trata de pedir ayuda y colaboración a aquellas lesbianas que tienen más poder de visibilización.
El ejemplo más claro y más reciente que también salió en la conversación con mi amiga es de Elena Anaya. Dedicarle el premio Goya a "su amor" nos hace un flaco favor a las que "nuestro amor" es una mujer (o lo ha sido o lo será o queremos que lo sea). Si la audiencia de la gala de los Goya, que seguramente fueran millones de españoles, hubieran oído que le dedica el premio a su novia, hubiera sido una gran oportunidad de visibilizar que existimos. Toda España con cara de póker, pero a la segunda vez esa cara desaparece.
Existimos, por todas partes, alrededor de todo el planeta. Algunas lo tenemos más fácil que otras pero aprovechemos "las facilidades" que nos presta la cultura occidental y los derechos que hemos conseguido (y nos quieren quitar)  para visibilizarnos y conseguir extender esto al mundo entero.
Sólo con visibilización y educación conseguiremos que se normalicen las cosas y conseguiremos luchar contra la homofobia. 
Somos nosotras mismas las que debemos realizar esta labor ya que nadie lo hará por nosotras.
Eso sí, cada cual tiene lo suyo, cada cual tiene su armario. Las cosas no son fáciles. Y la primera en aplicarse todo esto debería ser yo. Así que cada una empiece por dónde pueda y hagamos una labor que no sólo se realice este 26 de abril ni el de los próximos años.

2 comentarios:

  1. Antes también era de las que pensaba que los temas de alcoba, para la alcoba, pero poco a poco también va cambiando mi forma de verlo. Me ha gustado mucho la entrada. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por escribirme y por tu tiempo. Gracias

      Eliminar