Translator / Traductor

Buscar este blog

sábado, 21 de abril de 2012

Mentira católica-homófoba. Carta a Beatriz Montes Ferrer

La polémica por el monseñor homófobo continúa. Me gustaría contestar con una carta a Beatriz Montes Ferrer tras leer su artículo publicado en la revista católica digital "Camina y Ven". Se titula "Mentira Gay". Pueden leerlo en el siguiente enlace: http://www.caminayven.com/la-mentira-gay. 
Yo titulo mi carta como Mentira católica-homófoba.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Señora Montes, a mi lo que me impresiona es que a usted le impresione que los colectivos que reivindican nuestros derechos reaccionen. Ante personas homófobas como usted tienen que reaccionar. Si no existieran personas como usted, no existirían los colectivos ni tendrían que luchar por nuestros derechos. Fácil, ¿verdad? 
Desafortunadamente sí estamos al corriente de lo que el obispo dijo en su homilía. Lo está el colectivo LGTB y España entera, y si me apura, parte del extranjero. ¿Por qué? Porque la homilía se emitió en directo por La 2 de RTVE, la televisión pública de España y se colgó el vídeo en su web. Esto es debido a que las homilías se retransmiten todos los domingos con programita especial llamado "El día del Señor", así que se puede hacer el curso acelerado de "católico practicante" en casa sin ir a misa, que es lo que hace la mayoría de ustedes.
El obispo puede ejercer su derecho de libertad de expresión, como usted y como yo. Afortunadamente es una de las pocas libertades que nos quedan en la actualidad (ya la quitarán, o la privatizarán). Pero una cosa es ejercer la libertad de expresión y otra cosa es atacar a un colectivo por su orientación sexual y generalizar. ¡Ale! Todos los homosexuales se prostituyen. ¡¡Qué bien!! ¿Qué hubiera pasado si hubiera dicho algo de otros colectivos? ¿A que no generaliza diciendo que todos los hombres ejercen la prostitución? ¿O todas las mujeres? ¿O todos los profesores y profesoras? ¿Y los jardineros y jardineras? Hasta ustedes, los creyentes y practicantes hubieran puesto el grito en el cielo. Pero como es contra el colectivo LGTB (si no sabe lo que es busque en la Wikipedia, así en plan rápido) no es que nadie diga nada, es que encima se justifica, como lo hace usted, porque es "lo que la doctrina de la Iglesia viene sosteniendo y proclamando desde hace ya unos cuantos siglos". Si no nos sorprende que digan tonterías y discriminen, ya sabemos que lo llevan haciendo siglos. Lo que nos sorprende es que el discurso de hace siglos choca con el siglo actual y ahora da risa y ofende. Un consejo "RENOVARSE O MORIR".
 Me parto de la risa al leer esto: "testimonios que le están llegando a Monseñor Reig, de personas que saben, por su propia experiencia, lo que es vivir como homosexual, la amargura, angustia y soledad que han sentido y la mentira gay, que dicen, se esconde detrás de todo ese mundo." ¿Qué mundo? Es usted una ignorante. Eso es lo que pasa, que no tiene ni idea de que no hay un mundo diferente. Las personas LGTB son iguales que usted. Lo que más pena me da es que gente como usted inculque en las escuelas estos valores en desigualdad. Realmente se me parte el alma que inculque la Mentira Católica a niñas y niños que crecerán con otros niños a los que los mirarán mal porque SUS 2 MADRES pertenecerán a "ese mundo". Me gustaría hablar con una de esas personas que por propia experiencia saben lo que es vivir como un homosexual porque haría un reportaje muy bueno con el siguiente titular "Viví con un homosexual y sobreviví a ello". Creo que en el ABCmiente me lo publican (¡Uy que no! ¡Que no soy periodista! Ejem).
¿No se da cuenta de que la opinión sobre mi persona cambia cuando digo con quien comparto mi vida? Si yo no digo que soy lesbiana soy una "persona normal" para sus ojos. Hago lo mismo que usted: duermo, como, trabajo, sonrío, corro, lloro, siento, tengo dos manos, dos pies, dos ojos (si no los tuviera tampoco me haría diferente, pero bueno, en siglos pasados bajo los ojos de su religión si eran diferentes). ¿Si meto el matiz de por quien me siento atraída yo cambio? ¿O lo que cambia es su valoración hacia mi persona por sus propios prejuicios? Por lo tanto yo no soy un monstruo, su cabeza y sus pensamientos me ven como un monstruo, pero yo soy una personita como cualquier otra. Los monstruos son ustedes porque no pueden vivir en libertad sin JUZGAR a nadie. Cristo fue juzgado, no significa que lo tengan que estar haciendo ustedes de por vida.  Por eso le doy otro consejo: "HAKUNA MATATA".
Dice que las personas homosexuales padecen muchos sufrimientos psíquicos. Ese sufrimiento psíquico se llama "educación desde las escuelas basada en patrones arcaicos y de desigualdad". Se llama "tu eres niña, vas de rosa y te gustan las muñecas y los niños". Se llama tu eres niño, vas de azul y te gusta el fútbol y las niñas! Se llama "los homosexuales son monstruos, están enfermos y se curan". En resumen, ese sufrimiento psíquico se llama luchar contra la HOMOFOBIA (muchas veces interiorizada). Bajo estos valores en los que se educa a los niños y niñas en nuestra sociedad, ¿cómo no va a haber amargura angustia y soledad en las personas que un día se dan cuenta que no son lo que les dijeron que eran? ¿Cómo no va a haber amargura, angustia y soledad en personas discriminadas a las que se les dicen que son diferentes y enfermos? Esa amargura, angustia y soledad la crean ustedes, los homófobos. Penúltimo consejo "CONSULTEN CON SU MÉDICO, LA ENFERMEDAD LA TIENEN USTEDES". 
Otra cosa que me hace gracia: "El Amor que todo lo llena, que todo lo cura, el Amor que todo lo puede y que nunca se acaba". Los católicos que rechazais al colectivo LGTB sois unos egocéntricos porque os creéis que vuestro amor es el que todo lo llena. Es un amor impuesto, un amor con condiciones, un amor de mierda. El amor de la gente que se quiere es el verdadero, por encima de raza, sexo, religión, condición política, económica, geográfica, social... No saben de amor ustedes cuando no quieren a todo el mundo. Un amor con censuras no es un amor que todo lo puede. El amor va más allá de lo que se creen que es el amor, va tan allá que supera sus barreras mentales y en vez de alegrarse por ello lo censuran y lo llaman anormal. Último consejo, y éste es de su líder: "AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS". Así que aplíquense el cuento, las demás personas ya lo hemos hecho.
Dice usted que que "tras esa mentalidad homosexual, siempre hay una activa vida basada en el sexo, el placer instantáneo y también relacionada, en muchas ocasiones, con la pornografía e incluso con la prostitución". Eso es lo que ustedes se creen, es lo que les llevan siglos inculcando, no se preocupan por conocer que hay más allá de la mierda que les meten en la cabeza. Por cierto, añadir que los curas, obispos, prelados, monseñores, papas, y demás macarras de la moral no creo que sean los más indicados para hablar de sexo, pornografía, prostitución NI PEDERASTIA. "Se cree el ladrón que todos son de su condición". 
Los de la Federación Internacional de Médicos Católicos se pueden ir por mi a la puñetera mierda porque su ideología no puede interferir con su trabajo. Su ideología, la santa Biblia y la "sana antropología" (¿esa cual es la q ellos dicen?) no puede ir por encima de su posición científica, de la ciencia. Si se basan en la Biblia, y sobretodo, en la interpretación que le quieran dar, que se dediquen a dar misa, no a diagnosticar y curar a PERSONAS.
Último consejo para usted, Montes: relacionese con otros fieles y creyentes más abiertos de mente y mucho menos hipócritas. Algunos reconocen que el mensaje de la Iglesia es arcaico. Algunos se dedican a hacer feliz a los demás porque hacen millones de actividades en las parroquias (entrega de juguetes, alfabetización, campamentos, asesoría laboral, etc). Algunos, viven y quieren a homosexuales y lesbianas y nos defienden porque saben que no somos monstruos. Esa gente es la que se merece un respeto. Porque el sentido común va por delante de las mamarachadas de la Iglesia. LOS DEMÁS SOIS TODOS UNOS HIPÓCRITAS Y UNOS MACARRAS DE LA MORAL.

4 comentarios:

  1. Tremendo el post, vuelvo a decírtelo... eres grande, enorme, mi vida. Nada que añadir y por supuesto, nada que censurar. Impresionante.

    ResponderEliminar
  2. En total acuerdo con tu aportación. ¡Ya basta! Es imposible crecer en una sociedad justa y democrática con tanto odio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio... Es que es lo que es: ODIO. Terrible.

      Eliminar