Translator / Traductor

Buscar este blog

domingo, 20 de mayo de 2012

Plaza Lavapiés (ejercicio sobre "Nuevo Periodismo")

Me siento al lado de la moto. Pienso que si pudiera hablar sin duda me contaría lo que ve: la Plaza de Lavapiés. Ha salido del frío y tenue garaje de la zona norte de Madrid para descubrir mundo y calles empedradas que se alejan del  asfalto usual.

Un olor primaveral baña a los transeúntes. Cada banco es un pequeño islote que representa las múltiples caras del barrio. En uno hay cuatro ancianas con sus bastones que cuadriplican en edad a los niños que juegan en el tobogán de la zona infantil. En otro banco están las madres con los carritos rodeadas de un mar de cáscaras de pipas. En otro banco, un grupo de hombres bebiendo con una radio ponen la música a la escena de la plaza. Hay también una terraza, a sol y sombra, en la que la bebida estrella es la cerveza en vaso largo.
Coches, motos y bicis se mezclan con el bullicio y con las voces y gritos.
Las fronteras de la plaza son los comercios de toda la vida en claro contraste con las dos sucursales bancarias.
Hacen aparición en escena los disfraces. Pelucas rubias y naranjas acompañan a un tomate con patas que decide compartir unos minutos con las ancianas de la plaza.
La multiculturalidad es la protagonista de la escena y descansa a la sombra de los árboles. Mientras, la música peruana sigue y sigue.

Una pelota se acerca a mi hasta chocar con mi pie. Va seguida de una cara de felicidad a un escaso metro del suelo. Me mira con una sonrisa que irradia inocencia. Una sonrisa que crece en un barrio sin prejuicios, en el que independientemente del origen, lugar de nacimiento, edad y sexo, todas las personas hacen lo mismo: hablan, ríen comen, beben, gritan y caminan como iguales.

Gritos de "ni mi sombra me asusta" y "córtate la yugular" me sacan de mi ensimismamiento.
Mira la moto según me alejo dejándola que siga siendo testigo de un Madrid desconocido para ella....

No hay comentarios:

Publicar un comentario