Translator / Traductor

Buscar este blog

miércoles, 27 de junio de 2012

Vivimos sumidas en un bipartidismo...

Hoy os dejo con un fragmento de la entrada "Identidad y fascismo" del blog de @monicontomate.
La lectura entera la encontrareis aquí: 

Vivimos sumidos en un bipartidismo, dos identidades colectivas que apenas se diferencian por el logotipo. Su alternancia en el poder nos hace sentirnos libres, ¡podemos cambiarlos de bancada parlamentaria cada cuatro años! Utilizan discursos grandilocuentes, vacíos de contenido, para explicarnos aquello que es mejor para nosotros. Nos instan a esforzarnos por el bien común en estos momentos de dificultad extrema. Piden la "colaboración" de la ciudadanía para acatar todas esas normativas, leyes, reales decretos… que harán de nuestro estado, el Reino de España, aquella tierra de esplendor que fue. Tienen a su disposición todos los medios de difusión para que su pueblo esté siempre al corriente de todo aquello que tienen que decirnos, desde un congreso en el que lanzar sus proclamas hasta medios de comunicación absolutamente subyugados a ellos y otros canales proporcionados por las nuevas tecnologías. En este punto, hemos llegado al paroxismo hilarante y sádico: se han "infiltrado" en las redes sociales para estar en contacto directo con sus electores, con sus gobernados. Ellos se dan voz, y dan voz a un sinfín de energúmenos que los defiende con uñas y dientes, con amenazas de muerte incluso. Y en este paroxismo hilarante y sádico juega un papel importante la impunidad: no importa lo que se diga mientras lo dicho sea en defensa del amado gobierno. La identidad individual pierde así todo su valor en aras de una identidad colectiva. Una única identidad colectiva. Y esa identidad colectiva fagocita ese paroxismo, con pretensiones de dejar en el olvido individuos que ven la perversión de esa comunidad, esa cosificación, ese amalgama de identidades que se alienan para dar fuerza al ente superior.
Eso, todo eso y mucho más, es fascismo. Fascismo con todas sus letras, todos sus rasgos. Fascismo que crece pavorosamente y se adueña de nuestros parlamentos, nuestras instituciones, nuestras calles, nuestros trabajos, nuestros hogares. Debemos dejar de alimentar a la bestia antes de que sea demasiado tarde. Recordad, somos identidades, somos conciencia, somos seres únicos, somos. Sigamos siendo.

2 comentarios:

  1. Un honor que hayas querido compartir mis reflexiones en tu blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh! No te había respondido!!
      Un honor que semejante experta de las letras y el pensamiento no haya opuesto resistencia a aparecer en mi blogucho de caca, jjajaja

      Eliminar