Translator / Traductor

Buscar este blog

lunes, 17 de septiembre de 2012

Exterminio homosexual durante el nazismo.

La entrada del blog surge a raíz del impacto que me provoca la película "Un amor por ocultar" que acaba con el siguiente texto:

En Francia, no fue hasta el 2001 que la deportación de homosexuales fue oficialmente reconocida por el Estado. La deportación de homosexuales Alemanes comenzó en 1933 con el ascenso de los Nazis al poder, luego se extendió a los países anexados u ocupados. Según el Monumento conmemorativo del Holocausto estadounidense 100.000 homosexuales fueron detenidos entre 1933 y 1945, 10.000 a 15.000 murieron en campos de concentración. La ley de 1942 de criminalización de homosexualidad fue mantenida tras la Liberación. No fue abolida hasta 1981. [Fuente: Homosexualidad y nacionalsocialismo: Una historia por ocultar]



FRAGMENTO 
(Fuente: Cine de temática Gay)
JEAN LAVANDIER: “Dime que todavía soy tu hermano. Por favor. No podía decírtelo, no podía. Durante años pensé que era un monstruo. Tenía doce años cuando intente hablar de ello, al Padre Kermadec en La Baule. El dijo que debería morir de la vergüenza antes que admitir mi perversión. Me mostró imágenes, y yo tenía que admitir pecados que ni siquiera había imaginado. Dos demonios, uno encima…”

JACQUES LAVANDIER: “¡Cállate, no quiero saberlo!”.


JEAN LAVANDIER: “Me detesté durante años Jacques. Odiándome, sentía repugnancia de mi mismo. Estaba avergonzado. Traté de cambiar, ir con mujeres, pero ese no era yo. Entonces conocí a un muchacho, lo hicimos y no estaba mal. No podía cambiar.”

JACQUES LAVANDIER: “¿No podías cambiar? ¡Puedes elegir!”

JEAN LAVANDIER: “¿Elegir? ¿Elegiste tus ojos azules? Lo mismo me pasó. No decidí amar a los hombres.”  



La realidad, y más con este tema, supera la ficción:

Respecto al lesbianismo, destacar este fragmento [Fuente: El lesbianismo bajo el III Reich, Wikipedia]:
Los actos homosexuales entre mujeres no están tan extendidos como entre los hombres —con la excepción de los círculos de prostitutas— y se ocultan más de la vista del público, debido a las formas de socialización menos públicas de las mujeres. La mayor dificultad que, por lo tanto, conlleva el descubrimiento de esas acciones, implicaría el peligro de denuncias e investigaciones injustas. La razón principal para la criminalización de la lujuria entre hombres se encuentra en la adulteración de la vida pública a causa de las relaciones de dependencia que se crean, razón que no se puede aplicar a las mujeres por su menor relevancia en los cargos públicos. Finalmente, las mujeres que se abandonan a las relaciones antinaturales no están perdidas para siempre para la reproducción en el grado en el que lo están los hombres homosexuales, ya que, como muestra la experiencia, a menudo vuelven más tarde a una relación normal. 
Reichsministerium für Justiz (1942)6

Más información: Persecución de los homosexuales en la Alemania nazi

No hay comentarios:

Publicar un comentario