Translator / Traductor

Buscar este blog

domingo, 7 de octubre de 2012

Lesbianas y bisexuales vs. consulta ginecológica

ACTUALIZACIÓN mayo 2013: Lesbianas, bisexuales y transexuales piden a las asociaciones de ginecología una atención inclusiva a la diversidad
ACTUALIZACIÓN marzo 2014:
Nuestros coños y la precariedad de siempre

---------------------------------------------------


Sobre el lesbianismo y las consultas médicas en la especialidad de ginecología se puede escribir un libro. 
Son pocos los estudios que existen, pero afortunadamente la salud sexual en lesbianas y bisexuales es un tema que cada vez tiene más apoyo entre los colectivos LGTB (IMPRESIONANTE el trabajo y es de imprescindible lectura en el apartado de salud de políticas lésbicas de la FELGTB). Debido a estos estudios y campañas se puede decir que lesbianas y bisexuales visitan menos la consulta de ginecología y que, en el caso de hacerlo, la atención puede ser precaria debido a la falta de información de las profesionales. [Nota: hablaré durante todo el post en femenino con la intención de incluir también a los profesionales masculinos]

Son varios los motivos que llevan a una lesbiana o bisexual a no visitar la consulta de ginecología:
  1. Miedo a la homofobia de la profesional sanitaria.
  2. Miedo a sufrir dolor.
  3. Creencia (muy falsa) de que estamos exentas de contraer ITS.
  4. Convicción de no tener que dar explicaciones de la orientación sexual por la homofobia que pueda sufrir la profesional.
Folleto para mujeres lesbianas y bisexuales sobre la revisión ginecológica.
FELGTB
Respecto al primer punto, podemos encontrarnos con el caso pero debemos ser optimistas al pensar que nos encontramos ante profesionales de la salud que deberían (en teoría) tratar a todas las personas por igual.

Al margen de esto, el inicio de la consulta se puede considerar como lesbófoba porque se da por hecho la heterosexualidad de la paciente con las típicas preguntas de: "¿Mantienes relaciones sexuales? ¿Con pareja estable? ¿Qué tipo de método anticonceptivo usas?". Aquí está el tomate liado porque si dices ninguno te sueltan el rollo como si fueras hetero y te miran como si cometieras una herejía. Si no quieres que te lo suelten tienes que decir que eres lesbiana.
Debido a la molestia que causan en algunas lesbianas las preguntas de la entrevista se han realizado campañas para cambiarlas. Es el caso de Argentina, dónde se inició la campaña "Cambiemos las preguntas". 
Según mi opinión (con la que muchas no estaréis de acuerdo)  el quid de la cuestión no es que practiquen la presunción de heterosexualidad porque la mayoría de las pacientes lo son (y encima se creen que son más porque nosotras no lo queremos decir).  El problema es que puedes encontrarte con profesionales que no sepan aconsejarte correctamente si dices que eres lesbiana.  La formación respecto a este tema es nula (ejemplo aquí y aquí y aquí y aquí. Y hasta en los periódicos). No digo que el cambio de las preguntas no sea necesario, pero debe formar parte de un cambio completo en la atención a lesbianas y bisexuales.
Folleto para mujeres lesbianas y bisexuales sobre la revisión ginecológica.
FELGTB
Debido al sistema heteropatriarcal que nos aplasta desde hace siglos y a una visión androcentrista de la medicina y de la sexualidad (y de todos los aspectos de la vida), la formación en la carrera de Medicina y de Ginecología no evoluciona como lo hace la sociedad, ni la sexualidad... La sexualidad de la mujer ha sido un tema tabú hasta hace bien poco. En el caso de la mujer lesbiana lo sigue siendo. Las relaciones sexuales están concebidas única y exclusivamente a la penetracion pene-vagina (coitocentrismo) olvidándose de otras prácticas y, como no, del clítoris (Ver documental interesante: "El clítoris, ese gran desconocido). Es triste porque esto último nos afecta a heteros y no heteros, a todas. Por esto, cambiar la mentalidad de la profesional a la que acudamos puede ser imposible. Y ya no por convicción propia, sino porque durante su formación médica y luego como ginecóloga ha tenido 0 horas de educación sexual de lesbianas y bisexuales aunque sea especialista en ginecología. Esto deriva en una mala atención porque no nos van a informar de manera correcta.
En lo que a derechos sexuales se refiere, el androcentrismo ha influido en que durante años hayan estado olvidados los deseos y necesidades de las mujeres, supeditados siempre a los del varón, y se hayan atendiendo sólo los requerimientos de la mujer cuando estos tenían que ver con la maternidad, reduciendo la salud de la mujer, una vez más, a este hecho biológico, y dejando a un lado el resto de necesidades. [Ref: Lesbianas, mujeres iguales, mujeres diferentes].
Por eso pienso que la presunción de heterosexualidad no es tan importante como la inclusión de educación sexual homosexual en el temario de la carrera de Medicina, y de educación sexual de lesbianas y bisexuales en la especialidad de Ginecología. Y también sería importante la formación de las ginecólogas ya tituladas con cursos de especialización o reciclaje sobre este tema.
Seamos realistas, que la ginecóloga de por hecho que somos heteros puede resultar normal pero la "obligación-responsabilidad" de decir que somos lesbianas creo que recae sobre nosotras porque no podemos quejarnos entonces de que no nos tratan de manera correcta cuando omitimos información y no damos la oportunidad de ver qué pasa. Siempre he dicho que la frase de "a nadie le importa con quien me acuesto" no me gusta y la cambiaría por "a nadie le importa con quien comparto mi vida". Pero siempre hay una excepción que confirma la regla y es este caso. Creo que a la ginecóloga si que le importa con quien te acuestas porque sino la atención no puede ser correcta y la película que te va a contar no te va servir de nada.
Cambiar las preguntas que hacen no dando por hecho que eres hetero no va a cambiar el planteamiento que tienen muchas de no querer reconocer que eres lesbiana porque a la tercera pregunta lo sacan. Por eso creo que el problema tampoco es el planteamiento de las preguntas ni la presunción de heterosexualidad. A menudo nos pasa que nos preguntan si tenemos novio y jode. Lo ideal sería que no dieran por hecho que es novio pero no podemos quejarnos de que se dan por hecho cosas y luego callarnos (en vez de decir : "No, tengo novia") porque así no cambiamos esa visión de las personas que nos preguntan ni de la sociedad. Por consiguiente, creo que hay que hacer un acto de visibilidad que, según mi punto de vista, contribuye con la normalización y, en este caso, generamos la necesidad de que se formen mejor (generamos demanda).  
Respecto al segundo punto, quien piense eso es una locura. Es totalmente falso, son innumerables las ITS que podemos contraer las cuales se pueden evitar con métodos totalmente desconocidos por muchas pero que están ahí y que se deberían usar [existen mecanismos de barrera (dediles, cuadrantes, etc) que reducen el riesgo de contagio de ITS, pero no son ni suficientemente conocidos por las mujeres lesbianas ni su uso es bien aceptado, ya que refieren que disminuye la espontaneidad, la intimidad y que además se comercializan escasamente y su precio es elevado. Referencia: Lesbianas: mujeres iguales, mujeres diferentes]. Debido a las campañas que se llevan realizando desde hace años el no usar el preservativo es inconcebible muchas personas porque se les ha formado con el tiempo. El no utilizarlo puede acarrear muchas ITS y un embarazo no deseado. Esto es de lo único de lo q nos podemos salvar las lesbianas porque de las ITS no, y muchas ni nos lo planteamos (dosier sexualidad). Por lo tanto, la educación sexual para lesbianas sigue siendo deficiente en muchos mas ámbitos, no solo en el de la consulta ginecológica. 
Respecto al tema del dolor decir que nunca te van a hacer algo que no quieras y, hablando en plata, utilicen el cacharro que utilicen para la exploración, es importante saber que existen tamaños más pequeños si se da el caso de necesitarlo lo harán. 
Seamos nosotras las que visibilicemos el colectivo en las consultas de ginecología para recibir una correcta atención ya que es un derecho que nos corresponde. Si la ginecóloga no tiene la formación suficiente, a la segunda vez que quede mal, se encargará de estudiar el tema porque tampoco tiene la culpa de que en la carrera no se lo hayan enseñado. De esta manera cedemos todas,  nosotras perdonamos que se nos trate de heteros y damos una información correcta de lo que somos y ellas se tendrán que formar ante los problemas nuevos que les surjan a sus pacientes ["es necesario explicarles a las pacientes cómo higienizar y lubricar los aparatos o qué tipo de protección usar en el sexo oral, así como controlar la serología de infecciones como el vih, sífilis, hpv o hepatitis b". Ref: Los médicos no saben cómo atender a las lesbianas]. 
Esto es la visión optimista porque a esto se le suma la prisa que se dan en las consultas, la falta de motivación e interés en su trabajo, recortes en la sanidad y una de las mayores enfermedades que existen la homofobía, que puede afectar también a médicos. 
Como conclusión saco que deberíamos aplicarnos todas el cuento y pedir una revisión porque jugamos con nuestra salud, y porque es nuestro derecho. Por tener miedo a ir a la consulta acabamos olvidando que también se ocupan de las mamas. Y contra el cáncer de mama lo más importante es la prevención y más nosotras, que tenemos más factores de riesgo ["Un consumo mayor de alcohol o tabaco comparado con las heterosexuales, así como el hecho de no haber tenido hijos, son factores que exponen más a algunas lesbianas al riesgo de cánceres de mama. Incluso si los estudios científicos son escasos y no son excesivamente categóricos, es probable que el riesgo de cáncer de mama en las lesbianas sea mayor que la media". Ref: Salud de las lesbianas, mitos y realidades]
Las asociaciones  de colectivos LGTB hacen un gran trabajo. Puedes apoyarte en ellos para preguntar cualquier duda, recibir educación sexual y sobre ETS y para asesoría legal en el caso de encontrarte con alguna profesional de la salud que te discrimine por tu orientación sexual.

IMPRESCINDIBLE ECHAR UN OJO:
Apartado de salud de políticas lésbicas de la FELGT (trabajazo que hace esta gente, impresionante)
AMPLIACIÓN DE INFORMACIÓN: 

8 comentarios:

  1. Sin lugar a dudas, tu artículo es mil veces más completo que el mío. Yo trato de resumir y ser breve. Llevas un G +1.

    Saludos de @LQuejica

    ResponderEliminar
  2. El tuyo procede de la experiencia del activismo. Es genial también. Haces un trabajo genial. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Paula, te invito a que visites los relatos sobre mi sexualidad, besitos!

    http://historiadesexualidad.blogspot.com.ar/


    Paula B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aportación Paula.
      Un saludo!

      Eliminar
  4. Gracias por el estupendo articulo, no se si es por que en casa somos mayoria femenina y los consejos de una pesada madre para ir a las revisiones ( y de agradecer de tener una madre asi) la verdad es que nunca he tenido problema alguno es manifestar mi orientacion, es mas alguno que otro ginecologo le he dado algun consejo como los que comentas aqui, van perdidos o no desean entender que el mundo tambien existen lesbianas,Eso si ,chicas ir ,relajaros ,no sera lo mismo que si estuvieras con tu novia ,pero vale la pena ir segura y sana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dedicar tu tiempo a leerlo. Un saludo y espero que vuelvas por aquí de visita ;)

      Eliminar