Translator / Traductor

Buscar este blog

jueves, 17 de enero de 2013

Cuanta razón


Os dejo a continúacion un texto que son las líneas que salen sin pensar de la cabeza de una de las mejores personas que he conocido en esta vida. Perdonadme que le guarde el anonimato. Son unas líneas nacidas de la rabia que en "x" momento del día o por "x" situación necesitan hacerse realidad y ser compartidas:

<< No hay valores, Elena. NO HAY VALORES. Para nada. No me extraña que haya gente que haya dicho que no quiere tener hijos porque el mundo es una basura, porque lo que les dejan no vale la pena. Yo no soy tan exagerada, pero es verdad que lo llaman progreso y no lo es.

Se habla tanto del matrimonio... Vosotros, el colectivo homosexual, habéis luchado tanto por un derecho que tanta, tanta.... TANTA gente heterosexual lo infravalora, no lo respeta... No sé por qué teníais tantas ganas de que lo legislaran... Miento, lo sé; sé que es un derecho y que a la hora de pensiones, derecho y demás, es necesario. Pero la gente no lo respeta. Si, es una puta firma. Donde quieras. En el juzgado o en la iglesia. Pero tú lo firmas porque sabes que quieres pasar tu vida con esa persona, y a pesar de los problemas y demás, vas a luchar... Esto viene porque han hecho mucho daño a una amiga. Y estoy dolida porque ahora sufre un engaño creyendo que ese papelito que firmó era la prueba de que siempre estaría con él. Y me duele su tristeza y su dolor por culpa de alguien que no ha sabido apreciarla. Sé que él se arrepentirá, si no es hoy, será mañana... Es solo cuestión de tiempo. Es otro caso más que hace afianzar mi decisión de no involucrarme sentimentalmente con nadie mas.
Una señora se encontró hace tiempo una cartera y usó la tarjeta de crédito algunas veces. No gastó  más de 200 euros. Y... comprobado: fue gastado para comida y pañales. Creo que está en paro y tiene dos hijos, no sé. La mandan a la cárcel. Ya. 200 euros. PERO A NOSOTROS NOS ROBAN EN LA PUTA CARA TODOS LOS DÍAS, cantidades bárbaras, que no sabes si hablan en euros o en pesetas,  y nadie va a la cárcel y lo que es peor: no devuelven nada.
Te repito que lo llaman progreso y no lo es. Y no tengo claro qué hacer. Desde casa. Dentro de mi casa. Si no empezamos por nosotros mismos poco podemos hacer. Lo tengo  claro. Yo me puedo quejar de los valores de la peña, pero yo puedo haber metido la pata tantas veces que no soy nadie para juzgar. No me eximo de nada de lo que culpo a los demás. Y creo que es por ahí por donde hay que empezar. Y por dar ejemplo. Decía uno en Twitter el otro día: “El mundo sería un poco mejor si se dieran más ejemplos y menos consejos”. Cuanta razón. >>

No hay comentarios:

Publicar un comentario